Historia

Los delegados que gobernaban en las tres provincias y los comandantes militares, eran nombrados por el Jefe Supremo. Las comandancias militares estaban regidas por: el Coronel Ricardo López Jordán en Entre Ríos, el Sargento Mayor don Lucio Mansilla en Corrientes, y el Coronel don Félix Aguirre en Misiones.

El 20 de septiembre de ese año, al publicarse un bando firmado por el propio Ramírez, comenzó a vivirse una situación particularmente muy delicada. Bajo el tenor de aquel bando empezó la movilización de las fuerzas dentro de sus respectivas zonas, procediéndose de inmediato a la provisión de elementos para el servicio en las armas, tales como hombres, caballada, ganado para el suministro de carne, carretas, bueyes, armamentos propiamente dichos, y todo lo relacionado al movimiento militar y logístico. El accionar del General don Francisco Ramírez, sus triunfos, tanto en las armas como en la política, habían creado una atmósfera tensa, y la guerra se hacia inminente, por lo que era necesario constituir un estado militar organizado.

En la sanción de los reglamentos de Ramírez, verdaderos ensayos constitucionales, se destacaban: la división del territorio en departamentos, la elección de los gobernantes por la población, un régimen de administración de justicia, un servicio de correos, la realización de un censo, la obligatoriedad de la enseñanza primaria, entre otras normativas, que lo mostraban como un excelente conductor político y adelantado gobernante.

La República se mantuvo hasta la muerte de Ramírez, acaecida el 10 de julio de 1821, entonces Entre Ríos, Corrientes y Misiones, recuperaron su individualidad como provincias.

Cabe destacar que entonces, la organización de la época era la heredada de España, prácticamente aún un estado de colonia; en ese ámbito, no existía una fuerza policial definida, había si una cierta estructuración de naturaleza policial resumida en un conjunto de deberes y atribuciones que correspondían a lo que hoy conocemos como tarea policial, pero esa función era asumida por los Comandantes militares, los Alcaldes de Hermandad, los Alcaldes Mayores, los Alcaldes de Cuartel, los Regidores, etc. Estos, aparte de sus propios quehaceres, cumplían también con ciertos deberes dentro de los conceptos policiales. Por lo tanto, aquel fue el nacimiento de la Policía de Entre Ríos, porque al imperio del mencionado bando del General Francisco Ramírez, se estableció netamente una función policial, que fue desempeñada por un grupo seleccionado, del cuerpo de las milicias del Supremo, “Los Dragones de la Muerte”.

 

EL NACIMIENTO FORMAL…

 

…ocurre casi quince años después de la creación de aquel primer cuerpo policial. Este personal inicial, que había sido seleccionado no para la guerra sino para preservar la paz y el orden,  desempeñó las primeras tareas de estricto orden policial, reflejando lo que fue y será su misión sagrada: El bienestar del ciudadano honesto, para que pueda trabajar y convivir en armonía, pero actuando con severidad contra la delincuencia.

Ya mas adelante en el tiempo, en el año 1.834, se da el primer paso formal en la estructuración de esta primigenia Organización Policial, y mediante un decreto del gobierno del General Pascual Echagüe, de fecha 3 de marzo de ese año, convertido luego en Ley del Congreso, se dispuso la conformación de sus cuadros, reconociéndola como la primera y única Organización  Policial  existente  en la  provincia de Entre Ríos; luego por decreto de fecha 12 de agosto de ese mismo año 1.834, fue designado Jefe de Policía del Departamento 1º Principal (Paraná), el Sargento Mayor de Infantería (grado que corresponde al de un oficial superior), don Pedro Marury, quien es el primero que aparece con tal designación durante el gobierno de Echagüe, no existiendo anteriormente ningún otro funcionario con esa denominación.      También nos cuentan los archivos de nuestra Historia, que en tiempos mas cercanos, en el año 1.951, siendo Gobernador de la Provincia el General Ramón Albariño, por Decreto Nº 356, se estableció como “ Día de la Policía” de la Provincia de Entre Ríos, el 6 de marzo, fecha en que fue promulgada – en 1.834 – aquella Ley del Gobierno de Echagüe.

El primer festejo en conmemoración del “Día de la Policía” se realizó un 6 de marzo de 1.951, frente a la Catedral de la ciudad de Paraná.

Queda muchísimos hechos y circunstancias, trascendentes, que hacen a la vida y al crecimiento Institucional – dentro de los periodos mencionados, y de 1.951 en adelante, hasta hoy – como los cambios de denominación en las jerarquías, la creación de los Institutos y centros de formación, etc., que en algunos casos serán detallados oportunamente, pero ahora refiero lo que corresponde estrictamente al Departamento La Paz, que al igual que otros Departamentos de nuestra Provincia, ha sido cuna, origen, procedencia y escenarios de hombres y hechos trascendentes, no solo a nivel provincial, sino también nacional.

 

Algo de Historia de La Paz…

 

Desde mediados del siglo dieciocho, aparecen en escritos y mapas de la época, las primeras menciones del sitio que hoy es La Paz.; se la identificaba como Atracadero Cabayú Cuatiá, lo que habla de por sí de una situación natural de embarcadero a la vera del río Paraná.

Al avanzar el tiempo se la identifica también como Cabayú Cuatiá Grande, o Aldea Cabayú Cuatiá, éste último sin dudas por influencia de la lengua española.

Ya en el siglo diecinueve don Tomas de Rocamora intentaba fundar una ciudad en el norte entrerriano, posiblemente para establecer formalmente un puerto, idea que repite el Gobernador León Solá, pero que no se logra concretar en la realidad no obstante de existir ya el  asentamiento poblacional. Así fue que finalmente, el 13 de julio de 1835 el gobernador Pascual Echagüe decreta que  en este lugar, se forme una villa con el nombre de La Paz, bajo la advocación de Nuestra Señora de La Paz.

Los primeros años fueron de luchas durísimas para los pobladores de la nueva ciudad: por las crecidas del río, por el propio entorno inhóspito y agreste de aquellos tiempos, y los avatares conflictivos propios de las luchas intestinas. Luego, en 1843, en tiempos de la gobernación de Urquiza, se crearon los primeros cargos de las autoridades importantes, destacándose entre ellos que el primer Alcalde fue Juan José Márquez, a quien sucedió Damián Góngora. La Historia nos indica que, ese mismo año, muere el Comandante del Escuadrón La Paz, don Romano Góngora, padre del anterior nombrado, y esto ocasiona la llegada de Antonio Exequiel Berón quien se hace cargo de la Comandancia Militar. Destaco esto por la enorme importancia de la figura Berón, erróneamente nombrado en algunos casos como Berón de Astrada (Apellidos que, sí, portan sus hijos), dada la profunda vinculación que tuvo éste con todos los acontecimientos de aquellos primigenios tiempos de La Paz. Merced a esta vinculación y compromiso con el pueblo, hasta su muerte en 1873, logró – entre muchas otras cosas – la construcción de la primera capilla que albergara  la imagen de la patrona de la ciudad,  en el sitio donde hoy se alza el Salón Parroquial. Antonio Exequiel Berón, fue el primer Jefe Político de La Paz, figurando como tal en la galería fotográfica de nuestra Departamental de Policía.

En la década de 1870, la ciudad se tiñe de sangre: El 1 de mayo de 1873, es tomada por fuerzas jordanistas; el Ejército Nacional la recupera el 3 de agosto del mismo año. Poco más adelante, se produce la creación del Municipio, que trae consigo la concreción de obras y  progresos en distintos ordenes, que sólo se ve detenido hacia mediados del siglo XX como consecuencia del aislamiento con los grandes centros.
En la década del ’30, La Paz no es ajena a los levantamientos cívico-militares de esa época, teniendo lugar en 1932, un lamentable y sangriento suceso con los revolucionarios, como narraré mas adelante en  “Los números del silencio”.

 

JEFATURA DE POLICIA “DEPARTAMENTAL LA PAZ”.

 

UBICADO EN ECHAGUE 877 Y ESQUINA ITALIA DE LA CIUDAD DE LA PAZ, EL EDIFICIO DE JEFATURA DE POLICIA POSEE UN ESTILO ARQUITECTÓNICO QUE MEZCLA EL “BARROCO” CON EL “RENACENTISTA”, EN LO QUE SE DENOMINA “ECLECTICISMO”;  SU CONSTRUCCIÓN DATA DEL AÑO 1.888 BAJO LA DIRECCIÓN DEL CONSTRUCTOR SR. RAFAEL OLIVERA, OBEDECIENDO, POSIBLEMENTE, A UN  DISEÑO DEL ARQUITECTO DON BERNARDO RÍGOLI.

EN LA TORRE DE ESTA PRIMERA EDIFICACIÓN FUE INSTALADO EL RELOJ PUBLICO, QUE COMENZÓ A PRESTAR SERVICIOS A LA COMUNIDAD A PARTIR DEL 20 DE NOVIEMBRE DE 1.904.

            POSTERIORMENTE EL EDIFICIO FUE AMPLIADO, EN 1.912, CONSTRUYÉNDOSE LA PLANTA ALTA, CONFIGURANDO LA ESTRUCTURA ACTUAL.

REFERENTE Y SÍMBOLO DE UNA ÉPOCA, ESCENARIO EN 1.932 Y 1933 DE  ACONTECIMIENTOS  SANGRIENTOS DE REPERCUSIÓN NACIONAL, COMO LO FUE “LA REVOLUCIÓN DE LOS KENEDY”, CON ELEMENTOS Y CARACTERÍSTICAS IDENTIFICATORIAS DE LA VIDA SOCIAL Y CULTURAL DE UN PUEBLO, FUE DECLARADO “MONUMENTO HISTÓRICO PROVINCIAL” POR DECRETO 2491/90 DEL 15 DE JUNIO DE 1.990 Y RECONOCIDO POR DECRETO MUNICIPAL 160/91 DE FECHA 19 DE JULIO DEL MISMO AÑO, MERCED A LA GESTIÓN DE UN GRUPO DE TRABAJO, DENOMINADO PRO CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LA PAZ.

     EL EDIFICIO DE JEFATURA SE YERGUE AIROSO ANTE LOS TIEMPOS, CARGANDO EL ENORME ACERVO DE SU HISTORIA Y AVIZORANDO, CON LA DISCIPLINA Y COMPROMISO DE SUS HOMBRES Y MUJERES, UN FUTURO DE  PAZ, ORDEN Y ARMONÍA.

 

ACTUAL PLANA MAYOR DE LA POLICIA DEPARTAMENTAL.

A partir del 16 DE Marzo de 2018, por Decreto  del superior Gobierno de la Provincia de Entre Ríos, asumió como Jefe Departamental de Policía el Comisario Inspector Don EDGARDO CORONA y como Subjefe Departamental, el Comisario Inspector DonGUSTAVO HORACIO MASLEI.

 

 

 

LAS DIVISIONES QUE CONFORMAN LA ESTRUCTURA DE LA JEFATURA, SON LOS SIGUIENTES:

 

     DIVISION OPERACIONES Y SEGURIDAD,

 

DIVISION SECRETARÍA GENERAL Y PERSONAL,

 

DIVISION LOGISTICA,

 

Y    DIVISION INVESTIGACIONES:

 

CADA UNA DE ESTA DIVISIONES, CON SUS RESPECTIVAS SECCIONES,  DESEMPEÑAN SU ACTIVIDAD SOBRE AREAS ESPECIFICAS; SE CUENTA ADEMÁS CON UN IMPORTANTE PARQUE AUTOMOTOR. CONSTA LA DEPARTAMENTAL CON 22 DEPENDENCIAS POLICIALES, DIVIDIDAS EN  COMISARÍAS, DESTACAMENTOS, UNA BRIGADA DE PREVENCION DEL ABIGEATO, GABINETE DE CRIMINALISTICA Y UNA SECCION DE TOXICOS; LAS DEPENDENCIAS, CON SUS RESPECTIVOS OFICIALES JEFES, CUBREN LAS NECESIDADES OPERATIVAS Y DEL SERVICIO POLICIAL EN TODA LA JURISDICCION DEL DEPARTAMENTO LA PAZ.-

 

 

 

***

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA: HISTORIA DE LA POLICIA DE ENTRE RÍOS (LEANDRO RUIZ MORENO)- LA PAZ ANTES (CARLOS RODRÍGUEZ ARMESTO) REVISTA DEL CIRC. DE OFICIALES, “LA PAZ, SU REGION Y SU GENTE” DE ESTANISLAO NESTOR CORDOBA, BOLETÍN DEL MUSEO HISTÓRICO DE LA POLICIA DE E.RIOS Y “BIRRINCHIN”    D E     JULIO BLANCHE, EDICIÓN 2.007.-

 

 

***

HERÁLDICA DEL ESCUDO DE LA POLICIA.

 

            EL GALLO SE TOMA COMO FIGURA SIMBOLICA QUE REPRESENTA CUIDADO Y VIGILANCIA; TAMBIEN SIGNIFICA ORGULLO, COMBATIVIDAD, MAJESTAD, VICTORIA. ES UNA DE LAS FIGURAS NATURALES QUE CONFORMAN EL ACTUAL ESCUDO DE LA POLICIA DE ENTRE RIOS, CUYA  HERÁLDICA ES MUY RICA EN SIMBOLISMOS. DETALLADO ASÍ, BREVEMENTE, EL ESCUDO DE LA POLICIA ESTA COMPUESTO POR COLORES METALES Y FIGURAS NATURALES. SE DIVIDE EN TRES PARTES DESIGUALES Y ESTÁ UNIFORMADO POR LOS SIGUIENTES COLORES QUE REALZAN SU COMPOSICIÓN:

EL COLOR VERDE, SIGNIFICA ESPERANZA, FE, AMISTAD, SERVICIO Y RESPETO.

EN LA PARTE SUPERIOR DERECHA, EL SOL ES, UNIDAD, VERDAD, CLARIDAD; EL COLOR ROJO DE SU FAJA SE TRADUCE COMO: FORTALEZA, VICTORIA, OSADÍA, ALTURA Y ARDID.

EL ESCUDETE COLOR ORO, EN EL CENTRO, SIMBOLIZA NOBLEZA, MAGNANIMIDAD, RIQUEZA, LUZ, CONSTANCIA Y SABIDURÍA. EN EL PUNTO MEDIO DEL ESCUDETE, PRECISAMENTE LA FIGURA DEL GALLO;

EL COLOR AZUL EN SU PARTE INFERIOR, CON LA FRANJA BLANCA, SIGNIFICA: JUSTICIA, VERDAD, CELO, LEALTAD Y CARIDAD.

EN EL COLOR PLATA DE LOS LAURELES Y EL YELMO, SE DISTINGUE: FIRMEZA, OBEDIENCIA, VIGILANCIA Y ELOCUENCIA.

EL YELMO – CON SU CELADA ABIERTA Y MIRANDO HACIA LA DERECHA -, ES SU PRINCIPAL TIMBRE EN LA PARTE SUPERIOR Y SIGNIFICA HIDALGUÍA.  POR ULTIMO, EN LA CINTA AZUL Y BLANCA DE SU PARTE INFERIOR, SE ENCUENTRA INSCRIPTA LA FRASE QUE REZA: ”ETÂN E EPI TÂS”, QUE QUIERE DECIR “CON ÉL, O ENCIMA DE ÉL..”. ESTA FRASE PERTENECE A PLUTARCO Y LAS MADRES ESPARTANAS LA UTILIZABAN AL ENTREGAR EL ESCUDO A SUS HIJOS QUE PARTÍAN A LA GUERRA, INSTÁNDOLOS A REGRESAR VICTORIOSOS O SI ERAN MUERTOS EN COMBATE, DEBÍAN HACERLO SOBRE ÉL.

 

 

 

 

 

ANTES DE COMENZAR CON EL ANECDOTARIO, TRANSCRIBO EL DIALOGO QUE MANTUVE HACE ALGÚN TIEMPO CON ALUMNOS PRIMARIOS DE LA ESCUELA N° 100 “FRAGATA LIBERTAD”, Y QUE FUE EL SIGUIENTE:

 

1).-      ¿CÓMO DECIDISTE SER POLICIA?

R.-       SE PUEDE HABLAR DE VOCACIÓN, SIN DUDAS, PERO CUANDO YA SOS POLICIA, CUANDO SE VIVEN LOS ALCANCES, LA IMPORTANCIA DE LA MISIÓN POLICIAL, RECIEN ENTONCES UNO SABE QUE FUE UNA DECISIÓN – EN ALGUN MOMENTO DE TU VIDA  – UNA COSA INTERIOR QUE TE  LLEVÓ A ESTAR AHÍ.

NO PUEDO DEFINIR EN ESTE MOMENTO UN COMO, O UN PORQUE…  SIMPLEMENTE, SE ES POLICIA POR CONVICCIÓN.-

 

2).-      ¿QUÉ ES LO QUE MAS TE GUSTA DE ESTE TRABAJO?

R.-       LA TAREA POLICIAL TIENE MUCHOS ASPECTOS, ES DECIR, HAY MUCHAS AREAS DE TRABAJO. A MI, PARTICULARMENTE, ME DA PLACER EL HECHO DE SER POLICIA, EL HECHO DE SABER QUE SOMOS VERDADERAMENTE UTILES A LA SOCIEDAD Y NECESARIOS EN TODA COMUNIDAD ORGANIZADA; NO SOLAMENTE CUSTODIOS DEL ORDEN, DE LA ARMONIA, SINO TAMBIEN DE LOS VALORES MORALES Y ETICOS, Y LLEGAR A COMPRENDER ESTO, NOS OBLIGA A UNA SUPERACION PERMANENTEMENTE.-

 

3).-      SI TUVIERAS QUE ELEGIR UNA ANÉCDOTA SOBRE TU PROFESIÓN ¿CUÁL SERIA?

R.-       EL POLICIA TIENE SIEMPRE UN SIN FIN DE ANÉCDOTAS, LA MISMA TAREA POLICIAL TE LLEVA A VIVIR SITUACIONES EXTREMAS E IMPENSADAS; A VECES SOS EL MALO DE LA PELÍCULA, A VECES SOS QUIEN SOCORRE A UNA MUJER QUE ESTA POR DAR A LUZ. QUIZAS LO ANECDÓTICO DEL POLICIA SE ENCUENTRE EN LO PARADÓJICO, ES DECIR, POR AHÍ, TENER QUE SER UNO MISMO SOCORRIDO EN AQUELLO EN LO QUE ESTAMOS PREPARADOS PARA SOCORRER  A OTROS.-

 

4).-      ¿QUÉ HACES EN TUS DIAS LIBRES?

R.-       LA ACTIVIDAD POLICIAL DEMANDA MUCHA ENTREGA, SU LABOR, MIENTRAS ESTAS EN ACTIVIDAD, ES PERMANENTE, DE DIA Y DE NOCHE, LAS 24 HORAS; POR ESO LOS DIAS LIBRES LOS DEDICO PLENAMENTE A MI FAMILIA, A COMPARTIR Y DISFRUTAR DE ELLOS Y CON ELLOS, PORQUE SON EL SOPORTE LÓGICO E IDEAL EN LA VIDA.-

 

5).-      ¿HACES CUANTOS AÑOS QUE ESTAS EN LA CIUDAD DE LA PAZ?

R.-       TENGO LA SUERTE DE HABER NACIDO Y HABERME CRIADO EN ESTA CIUDAD, AQUÍ ESTAN MIS AFECTOS MAS QUERIDOS.

 

6).-      ¿TE GUSTA LA CIUDAD?

R.-       LES REPITO QUE HE TENIDO LA SUERTE DE HABER NACIDO ACA, SI NO ME GUSTARA PODRIA DECIRTE QUE SOY ORIUNDO DE OTRO LUGAR, PERO IGUAL, LA CIUDAD ME GUSTA NO SOLO POR ESE HECHO, SINO PORQUE ES LABORIOSA, EMPRENDEDORA Y UNO VA VIENDO DIA A DIA COMO CRECE, COMO AVANZA EN EL TIEMPO BUSCANDO SIEMPRE UN DESTINO MEJOR, PARA NOSOTROS HOY, Y PARA LAS GENERACIONES FUTURAS.-

 

*****************

 

 

 

HOMENAJE AL SARGENTO PEDRO VALLEJOS.

CAÍDO EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER EN PARAJE ALCARÁZ NORTE – DPTO. LA PAZ – EL DÍA 02 DE AGOSTO DE 1.931.

 

 

Pedro Vallejos caíste cuando tu vida ofrendabas

igual a otros camaradas caídos con tanta gloria,

se perpetuará en la Historia tu página escalonada.

Ésta tu muerte Vallejos, en mi existencia latente,

y en mi vida está presente como si esto pasó ayer

cuando cumpliendo el Deber moriste como un valiente.

 

Para hacer cumplir la Ley ese camino emprendiste,

aunque hay momentos muy tristes para hacer un proceder

y por cumplir tu deber tu rica vida perdiste.

Si hoy tu nombre recordamos con dolor y sentimiento,

cuando allá lejos en el tiempo la Ley lo necesitó,

otros lo mismo que vos, siguieron ese mismo ejemplo.

 

Hoy descubrimos una placa en honra a Tu coraje

y para que no se ultraje tu recuerdo y tu valor,

porque nos distes el honor, te menciono este homenaje.

 

Las nuevas generaciones que siguen este camino,

se han de sentir hombres dignos al mirarse en este espejo,

que desde un tiempo tan lejos, te recuerda “Don Benigno”.

 

Esta Comisaría tu nombre llevará para la posteridad,

para que la gente se informe y para recuerdo de Tu Nombre,

grabado en la placa está..!

 

BENIGNO BARRICHI.

04 DE AGOSTO DE 1.980.-

 

SARGENTO PEDRO VALLEJOS.

             Según el archivo más antiguo que se conserva en esta Jefatura Departamental La Paz, que data del 1º de enero de 1.912 hasta diciembre de 1.930, Pedro Vallejos, figura como cabo de policia en fecha 1º de setiembre de 1.926.

            Dicho registro del personal, consigna en el folio 52 de matriculas individuales, los siguientes datos:

Fecha de alta: 1º de setiembre de 1.926 – matricula Nº 210895 – estatura: 1,68 – fecha de nacimiento: 07 de junio de 1.900 – estado civil: soltero – señas particulares: cicatriz en dorso y palma de la mano derecha – fecha de traslado a su solicitud: pasa a comisaría Estación Alcaraz 1º – fecha: 1º de julio de 1.928 – grado: cabo.-

            La placa de recordatorio a los caídos en cumplimiento del deber, que se encuentra en esta Jefatura Departamental – y acorde al mencionado registro de personal, en folio 62 –  figura: Sargento Pedro Vallejos – 2 -8- 1.931 – fallecido en cumplimiento de su deber.

            La Dependencia policial ubicada en el paraje El Solar lleva su nombre, en homenaje  a su heroísmo, que de dichos populares habría ocurrido en un enfrentamiento con  dos hermanos, de apellido Lucero, personas de la zona, trabajadores de Obrajes. Nos contaba un antiguo poblador que los enfrentó solamente con su sable, y mortalmente herido, dio muerte a uno de ellos y dejó fuera de combate al restante, falleciendo finalmente, en una clara demostración de coraje y entrega al servicio.

 

Suboficiales: Lallana Carlos, Iriberry Néstor, en diálogo con don Juan Andrés Manfredi.  

Alcaraz Norte, enero de 2.012

 

Polvo de broza reseca del enero, se hace lágrima en los ojos de Manfredi,

el mas viejo poblador de aquellos lares, cuando cuenta la historia de ese tiempo.

“Eran dos, de apellido Lucero, del obraje, hermanos de hacha, vino, y entreveros.”

“Cobraron la paga, y de las carreras, al baile… y ahí hubo líos con el cantinero…”

 

Hoy cumplí con un sueño, llevé flores del alma a un Camarada; igual que don Manfredi, enero se me metió en los ojos, en el alma, en la piel…

 

Flores de Enero (Fragmento)

Néstor R. Iriberry

LOS FUNCIONARIOS POLICIALES CAIDOS EN CUMPLIMIENTO DEL DEBER Y EN ACTOS DE SERVICIO PERTENECIENTES A LA JEFATURA DEPARTAMENTAL LA PAZ, QUE NOS DICEN PRESENTES DESDE EL MAS SENTIDO RECUERDO, SON LOS SIGUIENTES:

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

 

1).- CRIO TORIBIO BARBOZA – 1926 –

2).- SGTO. PEDRO VALLEJOS – 1931 –

3).- AGENTE MARTIN RUIZ – 1932 –

4).- AGENTE RAMON ARELLANO – 1932 –

5).- AGENTE ANASTASIO SAAVEDRA – 1932 –

6).- CRIO. CALVENTO G. REYNOSO – 1932 –

7).- SGTO 2º FELIPE GONZALEZ – 1932 –

8).- SGTO 1º CRECENCIO FERNANDEZ – 1932 – 

9).- AGTE. TOMAS GOMEZ – 6-1-32 –

10).- SUB.CRIO. ALEJO SOTO  – 1932 – 

11).- CHOFER LUCIO SANDOVAL  – 1932 –

12).- SGTO. CLEMENTE PUCHETA – 1934 –

13).- AGENTE JOSE A. GONZALEZ – 1933 –

14).- SGTO MANUEL LOZA – 26-12-40 –

15).- AGENTE JUAN MENDOZA – 1945 –

16).- AGENTE PEDRO S. GODOY – 1945 –

17).- AGENTE JOSE A. SANCHEZ – 1950 –

18).- SGTO. TRISTAN MONTENEGRO 1961 –

19).- SGTO. RICARDO SANTA CRUZ 1964 –

20).- OFL. AYTE. JUAN A. DASSO 1968

21).- AGTE. JUAN SCALDAFERRO 1974 –

22).- CABO 1º HECTOR RUBEN GONZALEZ – 22-05-1985

23).- CABO 1º VICTOR R. CORDOBA.- 25-03-1991.-

24).- SARGENTO LUIS ALBERTO DIEZ – 28-06-2005.-

 

 

CABO HECTOR RUBEN GONZALEZ,  un caído en Acto de Servicio.

CRÓNICA:

            Corría el mes de Mayo de 1.985, cuando el día 22  alrededor de la hora 10:30, un ciudadano oriundo de Corrientes salía de La Paz con destino a su provincia, en su vehículo particular,  acompañado de un empleado; había retirado una importante suma de dinero del Banco de Entre Ríos, producto de una transacción agropecuaria realizada días antes. Luego de cruzar el puente sobre el arroyo “Caballú Cuatiá”, en la arteria denominada Avenida Córdoba, fue interceptado por una camioneta atravesada en su camino, desde la cual, cuatro hombres armados procedieron a intimidarlos, y ascendiendo al vehículo dos de ellos, lo obligaron a desviar por un camino lateral seguidos por el otro rodado. Finalmente, por caminos de tierra, arribaron a la Ruta Provincial 6, donde abandonaron al damnificado y a su acompañante, a la altura de Yeso, prosiguiendo ellos aparentemente con rumbo a Villaguay.

OPERATIVO:

            Tomado conocimiento del hecho delictivo y ante la magnitud del mismo, se realizó con la premura del caso, el despliegue de un amplio operativo policial, a cargo del entonces Jefe Departamental Inspector Mayor Dn. Guillermo Ángel Rondán, que involucró además a las Departamentales vecinas, emitiéndose el alerta a través de todas las aéreas de Comunicaciones.

A partir de ese momento, la fuga de los asaltantes adquirió giros y matices inesperados, ya que al verse perseguidos, comenzaron a realizar un raid de atracos y asaltos a cuanto vehículo hallaron a su paso (un total de cinco). Con esta maniobra, desalojaban a los ocupantes y utilizaban los distintos rodados para la fuga, pero al ir hallándolos abandonados, la Fuerza Policial tuvo la certeza de que no habían podido salir del territorio, y la búsqueda los llevó hasta las cercanías de Mojones Norte.

Ese mismo día, se produjo un enfrentamiento armado con los Efectivos de un Puesto de Control de Villaguay, suceso en el cual no hubo que lamentar víctimas; se intensificaron los operativos, y el cerco Policial se fue cerrando, lo que dio como resultado la detención de dos de los malvivientes los que resultaron ser de la Provincia de Buenos Aires.

 

CONSECUENCIA TRÁGICA:

             EN HORAS DE LA TARDE – DEL MISMO DÍA – APROXIMADAMENTE A LA HORA 17:00 SE PRODUJO UN NUEVO TIROTEO EN LA ESTACIÓN DEL FERROCARRIL DE LA LOCALIDAD DE SAUCE DE LUNA; ALLÍ CAYO EN ACTO DE SERVICIO EL AGENTE DE POLICIA HECTOR RUBEN GONZALEZ, RESULTANDO HERIDO OTRO FUNCIONARIO POLICIAL, DE APELLIDO BARRETO. DOS DE LOS INTEGRANTES DE LA BANDA CONTINUARON PRÓFUGOS, SIENDO RASTREADOS POR LA POLICIA EN UN VASTO ESCENARIO DE MONTES, ENTRE YESO OESTE Y CONSCRIPTO BERNARDI, MIENTRAS SE INTENSIFICABAN LOS CONTROLES DE RUTAS DE TODA LA PROVINCIA.-

 

Por parte de la Institución Policial y del mismo Gobierno Provincial, se rindió homenaje al Funcionario caído en cumplimiento del Deber, dirigiéndose también palabras de aliento al resto del Personal Policial, que en esos momentos se hallaba en la difícil y riesgosa tarea de   VELAR POR EL ORDEN Y LA SEGURIDAD de la Población.

Mediante Resolución firmada por el titular de nuestra Policial Provincial, el entonces Inspector Mayor Ricardo Hugo Bob, la Jefatura de la Provincia adhirió al dolor causado por el luctuoso hecho, ascendiendo al grado de Cabo de Policía “Post – Mortem” al Funcionario caído.

Se adoptaron las medidas pertinentes para el cumplimiento de los Honores Fúnebres y los restos del Cabo de Policía HECTOR RUBEN GONZALEZ, de 27 años de edad, casado, dos hijos varones (3 y 1 año respectivamente,) numerario de esta Jefatura, y oriundo de esta Ciudad, fueron inhumados en el Cementerio de La Paz el 23 de Mayo en horas de la tarde, con la asistencia del Gobernador de la Provincia, Jefe de Policía de la Provincia, y todas la Autoridades, tanto del orden Provincial como Local.

 

CONTINUIDAD OPERATIVA:

Los operativos continuaron, intentando estrechar el cerco en torno a los delincuentes; se sumaron Unidades con canes adiestrados, Gendarmería Nacional participó con un helicóptero, a fin de una cobertura mayor al área, debido a la espesura de los monte, transcurriendo los días 24, 25 y 26 sin novedades positivas, pese al intenso despliegue que cubrió un vasta zona de los Departamentos La Paz y Federal.

 

CULMINACION CON ASALTANTES DETENIDOS:

27 DE MAYO     

DICE EL INFORME POLICIAL: DOS INDIVIDUOS FUERON DETENIDOS POR NUESTROS EFECTIVOS, EN RELACION CON LOS EPISODIOS REGISTRADOS EN LOS ÚLTIMOS DÍAS, VINCULADOS AL ASALTO PERPETRADO EL MARTES 22 DE MAYO EN ESTA CIUDAD DE LA PAZ, Y EN DONDE LAMENTABLEMENTE CAYERA UN EFECTIVO POLICIAL. UNO DE LOS MALHECHORES FUE APREHENDIDO EN LA RUTA 127, EN INMEDIACIONES DEL PINGO, Y EL RESTANTE EN UNA ZONA CERCANA A LA LOCALIDAD DE HASENKAMP. EL TITULAR DE LA INSTITUCIÓN INFORMA ADEMÁS, A LOS MEDIOS DE PRENSA, QUE HA SIDO RECUPERADO GRAN PARTE DEL BOTÍN DEL QUE SE APODERARAN LOS ASALTANTES, COMO ASI TAMBIEN UN VEHICULO “TOYOTA”, QUE LOS DELINCUENTES HABÍAN ABANDONADO EN SU FUGA Y QUE UTILIZARAN PARA PERPETRAR EL ATRACO.

DE TAL MANERA FUERON DETENIDOS LOS CUATRO ASALTANTES.

 

***

En aquel tiempo me encontraba como Aspirante en el primer  Curso Piloto para Agentes de Policía que se realizó en Institutos Policiales, y el hecho me tocó profundamente, no solo por  haber ocurrido en mi Pueblo, no solo por la muerte de un Camarada al que ya no conocería, sino porque me puso ante la realidad cruda del futuro camino que emprendería como funcionario policial; entonces me comprometí a averiguar todo lo acontecido, y de esa forma rendir, humildemente, un homenaje a quien y quienes, en cumplimiento del deber perdieron su vida. Me propuse honrarlos con mi conducta; me propuse recordarlos y conocer sus Historias, recrear sus vidas, en fin… una forma de mantenerlos vivos en el recuerdo.

Hoy, cuando ya ha pasado mayo de 2.010, con todos los festejos del Bicentenario de la Patria, traigo a estas páginas el nombre del Cabo de Policía HECTOR RUBEN GONZALEZ, atizando nuestro fogón interno, y cumpliendo mi promesa. Después de 26 años de actividad policial, ya el hijo mayor del Cabo González, es mi compañero de trabajo hace un tiempo, y el menor es enfermero del Hospital Zonal “9 de Julio”, siendo ambos personas de bien.

Me ha sido imposible conocerlos a todos; sé que no es por falta de ánimo, sino que es demasiado extenso nuestro historial, y hay algunos de los que solo quedan sus nombres en las placas. De todas formas, lo que voy recopilando es totalmente veraz, y con ello, abrazo a todos los Camaradas caídos en mi sentir.

 

         

Néstor Ramón Iriberry

Suboficial de Policía

de la Provincia de Entre Ríos.

    Jefatura Departamental “La Paz”.

 

 

Los números del Silencio.

 

Pasará el tiempo, y la revolución del ’32 de los hermanos Kennedy seguirá agregando adeptos… o silencios. Es que sobre el triste hecho de la “mentada” revuelta, la memoria universal del alma Paceña tejió un manto de silencios y sombras; es como si en los oídos, en la retina colectiva de mi Pueblo, los instantes capturados hace 78 años, cuando sonara el primer disparo de la fallida revolución, marcaran la celebración de un pacto.  

-¡¿Porqué los mataron…?!!! – Fue el gran interrogante. Algunos dirán… ¡eran otras épocas! o ¡el fin que se perseguía justificaba que no hubiera flaqueza! Y aparecerán también nuevos argumentista, agregando alguna otra “proeza” a los revolucionarios.

Pero pasó que, ante el mutismo de la población, ganaron tiempo y espacio,  algunas obras sobre todo de Literatura, como Yamandú Rodríguez con “Los Kennedy”,  González Rebolledo con “Los Kennedy del Sur” entre otros, y apuntes históricos como los del Doctor  Roberto Cesario con “La revolución de los Kennedy”, o Ricardo Lopa, el porteño, con “Los fabulosos Kennedy” que dejaron muchas cosas al margen. En la mayoría de ellos, aparte, sobre todo en los literarios, se pueden percibir el matiz militante (y gran maestría en la semántica), describiendo un escenario entre mítico y romántico, lo que demuestra que miraron con un solo ojo y escucharon con un solo oído, dándole la espalda al sentimiento del pueblo.

Sabida es la fórmula de la “arbitrariedad del signo” – hablando de semántica – donde el lingüista Ferdinand de Saussure confirma que las palabras no cambian ni alteran el significado de un objeto, o un suceso; al perro le podemos llamar “gato”, “loro” o “liebre”, y ni se enterará, seguirá siendo un animal doméstico, mamífero, cuadrúpedo y el mejor amigo del hombre.

En estas páginas están de vuelta los camaradas caídos, nombre por nombre, número por número. Nuestro silencio, el silencio del Pueblo, ha sido de plegarias y rezos, de velas y flores, de respeto profundo, de recordatorios, pero también de desaprobación y de condena al olvido para los autores de aquellos hechos sangrientos.

Recuerdo que allá por los años ’70, fogón por medio, frente a frente con un abuelo mitad sangre española, mitad sangre nativa, rompimos una noche ese templo sagrado. El estaba lleno de silencios, pero no le costó ningún esfuerzo evocarlos; las imágenes estaban en el aire como esas plumitas que caen a la plaza desprendiéndose de las palomas, cuando baten alas cielo arriba, abandonando el refugio del campanario de la Parroquia. Quebró el Templo del Silencio, pero lo hizo como si estuviera orando.

 

Historia sin final, o final sin Historia?

 

– Mire m’hijo – decía el abuelo – hay que darle lugar a la verdad sobre aquellos días tristes, para que la memoria los tenga en el lugar que se merecen, a unos y a otros.

Claro… había dos bandos.

– Seguro… y convencidos cada uno en su proceder, de un lado y de otro lado; pero el significado de tanto sacrificio de vidas inocentes va a ganar importancia a medida que pase el tiempo, porque la sangre limpia no se seca jamás, para que nunca se olvide el daño provocado, para mostrar que ese no es el camino…ni de los unos, ni de los otros.

Si… tampoco a mi me parece que sea el camino, pero… ¿Qué tipo de lucha entonces..?

– Ahí está!!! Yo… seguro no lo veré, pero usted si!  La batalla final se ganará hablando, con papeles,  con acuerdos, y no con balas. Ya demasiado dolor está trayendo estos golpes y levantamientos contra el gobierno.

Ahora… ¿Porqué sangre limpia, dice usted? No estaba cada cual en su bando?

Como!!!??? – me espetó el abuelo, saliendo de su habitual tono – Y usted por ventura cree que los Policías estaban contra los Kennedy, en contra del Pueblo??? No m’hijo! Los Policías no eran ningunos extraños, eran hijos del pueblo, con familiares, con amigos, verdadera gente de ley. Ellos simplemente no “podían” ni “debían” estar contra los militares por el mecanismo propio de esa ley. Los militares se hacían cargo de todo: de la Municipalidad, del Correo, del Ferrocarril, del Telégrafo, de la Policía, de los Bancos; en cada lugar había un militar. El Policía simplemente obedecía, y era el peor tratado, claro… como no eran ni militar, ni civil….

… ¿Cómo pudieron entrar a la Jefatura? Digo… habiendo tantos hombres para defenderla; dicen que como treinta más o menos!

-Y… entraron de la única forma que podían entrar, por el frente mismo, con un ardid artero.

Por  el fondo,  la parte de atrás, no podían entrar; había un soldado de guardia donde estaban las caballerizas, a ese tenían que matarlo para que no dé el alerta, y no tenían forma de llegarle, tenían que tirarle de lejos, y  un tiro iba a despertar a todos. Entonces, seguramente alguien conocido, le dijo al Agente que estaba de guardia, que traía un mensaje urgente para el Comisario Reynoso, y le abrieron. Antes había un portón de lata, de un latón grueso, que se cerraba a las 12 de la noche; solamente abrían para que salgan o entren los  Rondines, o alguien que tuviera una urgencia. Ahí había dos policías, el Agente y el Cabo Cuarto, y apenas abrieron se le abalanzaron diez o doce hombres armados, y los encañonaron… y tuvieron que rendirse. Y así entraron a la Jefatura, y ganaron los pasillos, y las escalinatas, y le llegaron al Comisario que estaba trabajando en su escritorio, con otro Agente que le estaba cebando mate; el Comisario Reynoso Calventos estaba en mangas de camisa, haciendo sus papeles, cuando aparecieron de pronto esta gente gritando que,  “no se muevan”, que “entreguen la Jefatura”, y bueno…parece ser que quiso abrir el escritorio donde estaba su pistola y… lo mataron. Le pegaron un tiro en el pecho, allí mismo, sentado en su sillón; el balazo le travesó el cuerpo y rompió el respaldar del sillón, que quedó con un hueco ensangrentado. Ahí se armó el desastre: el Agente tiró el mate y saltó por arriba del escritorio, espadín en mano, y recibió un tiro en la cabeza; los dos de la guardia se rebelaron contra la situación, al darse cuenta que estaban matando a sus compañeros, y arremetiendo contra los revolucionarios, aun encañonados como estaban… también cayeron. Los únicos que pudieron usar las armas de fuego fueron los dos Policías que estaban de Imaginaria, en el fondo, vigilando los pabellones. Pero, les apagaron las luces, los encandilaron con linternas, y sus disparos no le acertaron a nadie; ellos recibieron heridas en el brazo uno, y el otro en el hombro, lo que indica que no tiraban a la “patas” estos tipos… tiraban a matar!

Pero…y los otros? No eran como treinta..?

– … No… ahí había un Cuerpo completo de un Regimiento que había venido de Corrientes, por lo menos la mayoría eran correntinos o misioneros, y era unos sesenta hombres; pero, como ese domingo iba a haber elecciones y no hubo, a la mayoría los licenciaron, quedaron veinte más o menos. Ahora, los únicos que estaban de Guardia eran los Policías; ellos sí estaban despiertos. Porque es sabido, los Soldados… la Jefatura era su Cuartel, allí vivían, tenían sus horas para comer, para dormir, para asearse, y… eran  las dos o las tres de la madrugada! Los militares tenían un solo hombre de guardia, ese se escapó, y se escaparon dos o tres policías también, que después dieron las novedades y  juntaron a otros organizándose para recuperar la Jefatura.

Usted era amigo de algunos policías… ¿le contaron o andaba por ahí esos días?

– Yo estaba en el pueblo, habíamos venido el jueves a llevar la provista para la estancia del General Pirán, un militar retirado, uruguayo, que tenía sus campos en el paraje de Ombú; habíamos venido con tres carros a la “Bola de Oro”, un almacén grande de ramos generales, y le di permiso a los otros muchachos a que visiten su familiares, porque el lunes recién íbamos a terminar de cargar. Yo me quedé en el playón, a cuidar las cosas, así que… estaba ahí, a una cuadra y media de la Jefatura!

Y escuchó los tiros!

– No! Yo no escuché nada; es que todo lo hicieron lo más silencioso posible, tirando lo menos posible, amparándose en las sombras. Recién como a las cinco o las seis me despertaron ruidos inusuales, raros para un domingo tan temprano… ruidos de autos, de gente caminando, corriendo, gritando. Pensé que eran militares, pero no… eran civiles armados. Entonces salí, y me encontré con un vecino en la esquina y me dijo enseguida: ¿¡Pero vio lo que pasó!? No  – lo dije – ¿que pasó?? Tomaron la Jefatura dijo, y agregó: ¡mataron a los policías de guardia!

Ahí me entró un frío en el alma; yo tenía un amigo que era Agente, Martín. Pobrecito! Dios lo guarde en la Gloria! Trabajamos juntos en destronques, cuando él era jovencito.

 

-Martín Ruiz, Agente, nacido en Feliciano el 8 de junio de 1.884, soltero, hachero, fecha de ingreso 1º de octubre de 1.921 – Matricula Nº 498 (Folio 37)… Caído en Acto de Servicio el 3 de enero de 1.932.-

 

Y los otros?

– Bueno… me eran todos conocidos; a Don Carlos – el Comisario – lo conocía porque me atendió varias veces en algunos trámites ahí en la Policía. Los otros muchachos los conocía de vistas nomás, de saludarlos cuando estaban en algún puesto, o de recorrida…  sabían usar unos silbatos me acuerdo.

 

-Carlos Reynoso Calventos, Comisario, nacido en Nogoyá el 4 de noviembre de 1.887, casado, instruido, fecha de ingreso 5 de octubre de 1.913 – Matricula Nº 1094 (Folio 80)… Caído en Acto de Servicio el 3 de enero de 1.932.-

-Anastasio Saavedra, Agente, nacido en La Paz, distrito Alcaráz el  4 de octubre de 1.892, soltero, pocero, fecha de ingreso 1º de agosto de 1.918 – Matricula Nº 693 (Folio 89)…Caído en Acto de Servicio el 3 de enero de 1.932.-

-Ramón Arellano, Agente, nacido en La Paz el 3 de mayo de 1.903, soltero, jornalero, fecha de ingreso 11 de octubre de 1.924 – Matricula Nº 856 (Folio 73)… Caído en Acto de Servicio el 3 de enero de 1.932.-

 

Y que pasó después..?

– Esas primeras horas eran un desastre, reinaba una confusión bárbara; a los carretones que entraba con cereales para descargar al otro día, se le mezclaban los camiones y autos con los del partido, armados, que recorrían los comercios llevándose provisiones, bebidas, y cajas de balas de revólver, de carabina… todo anotado a nombre de los cabecillas de la Revolución!

Y los muertos?

Ahhh… ese fue otro error imperdonable, una verdadera herejía! Pobres mártires! Los cargaron en un camioncito y los tiraron por la barranca, a la costa del río. Que mis palabras no ofendan sus memorias y descansen en paz… de allí lo levantaron sus familiares y sus colegas policías.

Los Kennedy los tiraron!?

No… algunos de los que andaban con ellos los cargaron; porque eran muchos, en total, calculo que entre treinta o cuarenta, y se dividían, todos armados. Los Kennedy estaban en la Jefatura, posiblemente comunicándose con los otros cabecillas del levantamiento; al único que vi un par de veces frente al edificio fue a Mario. Ciertos grupos perseguían algún Policía o Militar aislado que aparecía, que los mismos vecinos recogían en sus casas, y lo escondían.

¿Usted los conocía también a los hermanos?

Con el único que tuve trato fue con Mario, justamente, pero los conocía, si, de las “Ferias”, los remates, en algunas carreras, en la Estancia misma. ¿Y sabe una cosa? ellos le tenían miedo al cuchillo, se lo aseguro… es decir… al criollo con cuchillo. Sabían que a dos pasos de distancia, cualquier gauchito lo podía levantar en la punta del facón antes de que alcanzaran a tirar; a diez pasos de distancia, era otra cosa! Y no solo eran buenos tiradores, eran buenos en el agua, y a caballo… eran igual, o mejor que cualquier paisano.    

Que hacia Usted ahí? Mire si le pegaban un tiro!

-Yo no tenía miedo! Como muchos vecinos solo quería saber; pero nunca nos molestaron; nos miraban a ver si representábamos alguna amenaza, pero nada más; ni siquiera nos hablaban.

Y como recuperaron la Jefatura?

– Y pasado el mediodía se armó el desbande. Recibieron la noticia que había fracasado la revolución, y muchos empezaron a huir, se iban del pueblo; a caballo, en sulky, en auto… muchos se fueron en canoa para las islas. Otros se escondían en su propia casa, pero… hasta los mismos familiares los delataban! Después, como a las dos de la tarde, empezó a sobrevolar un aeroplano, y peor novedad no podían tener, se les venía encima la maroma! Como a las cuatro de la tarde, los Kennedy se las tomaron, fueron de los últimos en salir; se fueron los tres juntos, en un auto, con un muchacho que hacía de chofer, y agarraron para el lado de Santa Elena, para el lado de la Estancia, Y ahí nomás enseguida los empezaron a perseguir; el Jefe de la Policía, Don Apolinario Leiva, que estaba arrestado en su casa con vigilancia militar, lo dejaron libre para que se haga cargo de la partida policial, y fue el que encabezó la persecución, pero después volvieron. Para las seis de la tarde ya habían recuperado la Jefatura y todos los lugares que fueron copados.

Ahí hubo más muertos…  en la persecución esa?

– Si, pero después… primero empezamos a traer los cuerpos a la Jefatura, para velarlos.

¿Ahí los velaron?  

– Si, a todos… los primeros. Al otro día, el 4 de enero se los sepultó, como a las once, once y media  de la mañana.

Y que pasó en el enfrentamiento en los montes?

– Y eso… yo sé por los comentarios nomás. Ya el día 4, después del entierro, anduvieron buscando acá. Al otro día, el 5 temprano, comenzaron la búsqueda de los cabecillas para el lado de los campos que eran propiedad de ellos. Y siguieron toda la noche, y en la madrugada del 6, una partida policial los halló refugiado en un monte… y los atacaron, con refuerzos que ya tenían del Ejército. Parece ser que los Kennedy, buenos tiradores como eran, y conociendo el monte como la palma de sus manos, sabían donde esperarlos y como enfrentarlos, y… tuvieron que retroceder los policías, que iban al frente… también, cinco muertos más! Y algunos otros resultaron heridos, entre ellos el Jefe Don Leiva, que recibió un balazo en una pierna.

 

-Alejo Soto, Subcomisario, nacido en La Paz, distrito Yeso, el  17 de julio de 1.888, casado, instruido,  ingresó como Agente el 18 de enero de 1.910 – Matricula Nº 628 (Folio 61)… Caído en Acto de Servicio el 6 de enero de 1.932.-

-Crescencio Fernández, Sargento primero, nacido en Feliciano, distrito Basualdo, el 27 de diciembre de 1.885, casado, peón de campo, fecha de ingreso el 1º de abril de 1.912 – Matricula Nº 726 (Folio 66)… Caído en Acto de Servicio el 6 de enero de 1.932.-

-Felipe González, Sargento segundo, nacido en La Paz, el 26 de mayo de 1.889, casado, agricultor, fecha de ingreso el 30 de abril de 1.911 – Matricula Nº 811 (Folio 68)… Caído en Acto de Servicio el 6 de enero de 1.932.-

-Tomás Gómez, Agente, oriundo de Esquina, Corrientes, nacido el 6 de setiembre de 1.882, casado, agricultor,  fecha de ingreso 8 de diciembre de 1.915 – matricula Nº 413 (folio 80)…

Caído en Acto de Servicio el 6 de enero de 1.932.-

-Lucio Sandoval, ex Agente de Policía, solicitó la baja en 1.930; tenía a su Padre y a un Hermano en las fila Policiales. Nacido en La Paz el 19 de agosto de 1.889, casado, empleado Municipal (chofer)… Caído el 6 de enero de 1.932, se lo considera un integrante de la Familia Policial.-

 

Y dejaron de perseguirlos!??

– No!!! Se reagruparon para no seguir teniendo bajas, y recibieron más refuerzos del Ejército, y de la Prefectura, y de la Aviación. Los buscaron en la Estancia, en el casco mismo de la Estancia, pero ellos no fueron allí. No se sabe cómo, pero aparecieron en las islas, donde hubo otro tiroteo, que pocos saben y cuentan; allí cayeron dos efectivos mas, no sé si de Ejercito o de Gendarmería.

Y no los agarraron nunca!

– Y que los van a agarrar! Cuando cañonearon los campos de “El algarrobal”, ellos estaban en una isleta; cuando el grueso del Ejército llegó a las Islas, ellos vadearon el Paraná a nado, para este lado, de vuelta; Cuando lo buscaron las partidas por acá, por Arroyo Hondo, donde supuestamente  habrían salido, ellos estaban a lomo de caballo a plena “juria”, llegando al Guayquiraró. Se fueron por entre el monte, casi bordeando el río; en esa época no había caminos como ahora, había senditas, y abras, y mensuras; se hacía difícil hallarlos… y conocedores de la zona, se escabulleron para el lado de Corrientes. Allá, dicen que siguió la persecución, pero nunca los pudieron atrapar.   

Y bueno! ¿Qué pasó con ellos después?

– Y acá termino todo como el 8 de enero – después de los otros entierros – como con treinta presos, o más; salvo unos ocho o diez, con los Kennedy, que no aparecieron nunca. Bah… después, como en febrero, estando en el campo escuchamos en la radio que tenía el patrón – de esas a batería, que se cargaba con un molinillo – que habló por Radio Salto, de la República Oriental de Uruguay, uno de ellos, Mario; dijo que había sido herido, que los ampararon ahí en el Uruguay y que se irían al Brasil; que quería llevar tranquilidad a la familia, que estaban bien, que saludaba a los amigos que estaban presos, y que la población no los considere unos asesinos, porque cualquiera hubiera hecho lo mismo en su lugar, que había una causa de por medio, que eso era un movimiento político y que se debía respetar, en fin, nunca… al menos yo no escuché, que pidieran perdón por los muertos, o a los familiares de los “finaditos”, de eso nada… al final, después, en marzo ya los liberaron a todos los de aquí; tomó intervención la Justicia Federal, y quedaron en libertad. Claro, como ya habían ocurrido otros hechos similares a estos, había reclamos y recursos, y todos los ámbitos estaban en marchas y contramarchas… bastante convulsionado todo!

Los historiadores dicen que este hecho, de La Paz particularmente, debe recordarse porque fue el primer levantamiento contra un Gobierno de facto…

– … El primero? No! Ya el año anterior, en el 31, en setiembre más o menos, pasó en Corrientes casi los mismo, sino que no hubo la masacre de acá; allí se levantó un cuerpo entero de Caballería junto con los revolucionarios, y mataron un Jefe de Policía también. Murieron otros además, de ambos lados,  pero no fue la desgracia que vivimos nosotros. Finalmente los doblegaron.

Después volvieron a intentarlos en el ’33 ¿no?

– Ah… sí. Pero ya no fue lo mismo, aquí al menos. Pero fíjese: se vinieron del Uruguay a Concordia a tomar una Guarnición Militar, y…. qué pasó? Frente a frente ya es otra cosa, claudicaron, no pudieron. Los corrieron a tiros. Entonces yo me pregunto… ¿dónde está el merito de lo que hicieron acá? Vio por qué el pueblo nunca quiso hablar de esto? Por dolor, por lástima, por vergüenza! El pueblo se sintió profundamente herido; todos, no solo las autoridades, todos reprobaron estos hechos. A usted le gustaría que a su pueblo lo conozcan por esto? No sería más lindo hablar del los paisajes del río, de las islas atardecidas, de los amaneceres hermosos, de la gente buena y de sanas costumbres de estos pagos?

Y los Policías… ¿No son héroes, acaso? Se necesita tremendo heroísmo para hacer lo que hicieron! Sorprendidos en su buena fe, reducidos, encañonados… no se entregaron! … se inmolaron! Murieron en sus puestos, como valientes, engrandeciendo sus recuerdos y certificando la nobleza de su Servicio a la sociedad!

Sí! Como me gustaría escribir sobre esto algún día!

 – Y porqué no!!?? Pero… acuérdese, mis palabras son la única verdad que usted tiene; sea fiel a esas palabras y no se ponga de Juez, el único que juzga es el Ser Supremo. Tiene mi palabra de honor de que le conté lo que vi, lo que viví, y lo que sentí; hay otros que pueden pintar la verdad del otro lado. Usted no juzgue, no condene… ¡Deme su palabra..!

Por supuesto! ¡Se lo prometo, Abuelo..!

 

La luna se dormía, altísima en el firmamento. Fría y lejana, esparcía un tenue resplandor de plata al contorno de los montes. El abuelo se fue a dormir, más liviano…más frágil. Yo me quedé al lado del fogón, aticé el fuego y seguí pensando en esos lamentables sucesos. ¡Como es la vida… no? La misma Historia, y finales tan diferentes. Nueve Policías: Carlos, Martín, Ramón, Anastasio, Alejo, Crescencio, Felipe, Tomás y Lucio. Tres hermanos: Mario, Eduardo y Duval. Unos, llorados por todo el pueblo… los otros, resignados al olvido..! Unos multiplicándose en la sangre: los Ruiz, los Reynoso, los Arellano, los Fernández, los Soto…etc. Los otros, alejados del terruño que los vio nacer, que los vio constituirse en una familia respetable, culta, con poderío económico, bien mirada, que era gente de bien. Unos con Historia con final… triste, dramático, pero final al fin; con homenaje póstumo, pero homenaje al fin… los otros, solo con un final sin historia. Y la paradoja: Kennedy también era el Intendente,  y propició desde el Municipio, la construcción de viviendas para los deudos que no tenían casa; con ello, viudas y huérfanos tuvieron su hogar propio; y además estuvo el socorro de la Iglesia, la asistencia de la misma Policía… vecinos anónimos dando una mano. ¿No define esto lo que es el Pueblo, a ese que le cargan tanto peso a veces, hablando en su nombre..?

 

… Qué lástima el uruguayo, que oyó una sola campana,

¡y  olvidó el eco de un Pueblo, con su sana idiosincrasia!

¡Qué lástima Yamandú… llora al  árbol, la calandria…

…Y no llora por mis muertos, que también hicieron Patria!!!

 

Había aparecido el lucero cuando recién me fui a dormir.

 

Las vueltas de la vida.

 

Quince años después de esta charla, me encontré integrando las filas Policiales; cuarenta años después de aquel diálogo, me encuentro poniéndole mi voz a los recuerdos! La voz de mis camaradas caídos.

No juzgo, por el compromiso con mi propio pasado; no juzgo, porque soy Policía.

Pero, discúlpeme Abuelo! Ahora que también tengo otra verdad, los nombres y los números que me gritan desde el silencio de los Registros… me molesta como hombre, y como Lapaceño, noticias como esta:

 

Ordenanza 890/09.

El 23 de marzo de 2009 el Concejo Deliberante de la ciudad de La Paz (Entre Ríos) denominó la ruta de ingreso a la ciudad, “Hermanos Kennedy” (proyecto presentado por el concejal Hugo Segovia). A raíz de la iniciativa del HCD, el 20 de noviembre de 2009 por la tarde, se inauguró una placa en el arco de acceso a la ciudad. El acto fue convocado por los familiares de los 3 revolucionarios; adhieren el Municipio local y el CEHAJ. (Centro de estudios históricos Arturo Jauretche)

 

Que faltaría ahora? Que hagan un monumento en la misma plaza, que con sus jóvenes árboles entonces, fue testigo de aquellos hechos de dolor y sangre? Pero no, ¡ya saben lo que es un Pueblo! Dejemos en el pasado lo que es del pasado. Y cuando todos, y cada uno de nosotros, arribemos a la celeste frontera donde vigilan los Camaradas; y cuando nos sentemos en el banquillo para el veredicto de nuestro Destino Final, por el solo hecho de haber vivido… allí, solo allí, sabremos la Verdad pura y sin vueltas, sabremos de los errores y de los aciertos… sabremos de los premios y de los castigos..!

… A mí solo me resta, fiel a mi misión, y fiel a mis principios, ante cada nombre de los caídos, ponerme firme y decir:

¡Descansen en Paz, Camaradas!!

¡Dios los ampare en la Gloria!!

 

Y que Usted también descanse en Paz, mi viejo Gaucho!

 

Que así sea.

 

 

* Maroma: Cuerda gruesa de filamentos de acero, cáñamo u otras fibras vegetales o sintéticas, que si se corta por alguna circunstancia, sus extremos producen un efecto desbastador; de allí la expresión: ¡Guarda la maroma! Para advertir de algún peligro cierto.

 

* Juria: Expresión utilizada en el campo para el máximo de velocidad de un caballo lanzado a toda carrera.

 

 

Monumento a los caídos en la revolución del ’32 de los hermanos Kennedy
Cementerio Local

————————————————————

Néstor Ramón Iriberry

Suboficial de Policía

de la Provincia de Entre Ríos.

EX-Numerario de Jefatura Departamental “La Paz”.

 



LA PAZ

ANTES

CIEN AÑOS DE VIDA PACEÑA
1835 – 1935

Carlos Rodriguez Armesto

 

 

1888 – Edificio jefatura de policia – 1988

Hace años que he tratado de localizar algún documento que atestigüe la inauguración del edificio de la jefatura de policía de nuestra ciudad, hasta hoy no he encontrado nada al respecto, solamente en los libros de actas del Concejo Deliberante de Febrero de 1888 existe una solicitud del constructor Sr Rafael Olivera quien pide autorización para extraer arena del río destinada a la construcción de la jefatura, decía.

Otro documento del mismo año pero en el mes de Octubre el intendente solicita al gobierno Provincial, destine el edificio que van a desocupar, para oficinas municipales, dice que el nuevo, que se está construyendo frente a la plaza 25 de Mayo está aterminarse.

El edificio a desocupar estaba ubicado donde se encuentra actualmente la escuela 1ra Junta (estos pedidos fueron denegados).

El edificio de la policía local es similar a los de Gualeguaychú, Villaguay y Concepción del Uruguay, pero el nuestro fue el único que ampliaron, esto fue en 1912, cuando le construyeron el primer piso.  Observando el frente se nota la diferencia entre ambas plantas, no hacia la torre del reloj que pertenece a la primera construcción, el reloj fue instalado en 1904.

Es por esto que considero que fue inaugurada en 1888, y le dedicó el último trabajo de ese año al hermoso edificio de nuestra jefatura.

 



 

NO SOLO UN NÚMERO MAS: Asesinato de un Policía.

 

Ocurrió en la Isla Curuzú Chalí ubicada en el Río Paraná, Departamento La Paz, en nuestra Entre Ríos.

 

Se trató del Agente de Policía Don ANTONIO JOSÉ SÁNCHEZ, quien desempeñaba funciones en el Destacamento Policial de Isla Garibaldi; desde allí partió el 16 de diciembre de 1950, a bordo de una canoa para realizar una recorrida. Debió abandonarla la misma en el arroyo Las Cañas, por falta de agua, continuando a pie hasta llegar al Aserradero “Curuzú Chalí S.R.L.”, para finalizar en horas de la tarde en la cantina del mismo, atendido por Duval Salvador Ruíz Díaz.

Al caer la noche, el Agente Sánchez en compañía de Ruíz Díaz; el capatáz del establecimiento Santiago Buxman y Luís Cáceres usando una lancha del Aserradero, se dirigieron al domicilio de Demetrio Bay distante unos ochocientos metros del lugar, donde se realizaba un baile, el cual finalizó pasada la media noche, sin mayores inconvenientes. Así que regresaron Sánchez y sus acompañantes. Pero, como el Destacamento dista legua y media del aserradero, el Agente Sánchez pidió permiso a Ruíz Díaz para pernoctar en la cantina, lo que le fue concedido. Mientras se encontraban en los menesteres previos al descanso, ya eran pasadas las dos de la madrugada; allí frente al lugar, pasaban Rufino Vega  (o Alonso)  y su tío Bautista Salvador Vera que venían del baile, y saliéndoles el Agente Sánchez para identificarlos, estos se resistieron atacando al funcionario policial, efectuando el Agente un disparo con su revólver calibre 32 que no dio en el blanco, lo que fue aprovechado por Bautista Vera para darle una puñalada con su facón, en la espalda, ante lo cual el Agente efectúa otro disparo que impacta en el antebrazo derecho del agresor; llegando a la carrera otro hermano de ellos Jesús Alonso que vive a unos treinta metros y al ver a uno de sus hermanos herido y al restante que peleaba con Sánchez, sacó su cuchillo y lo apuñaló en el estómago, y al caer herido el Agente, lo aprietan en el suelo, llegando inmediatamente el padre de ellos Pedro Arturo Alonso, que es sereno del galpón del aserradero, y al ver que sus hijos peleaban con el funcionario, extrajo su revólver calibre 38 largo marca “Detective” y aprovechando que Sánchez estaba apretado por sus hijos, en el suelo, boca abajo, le alumbró la cabeza con una linterna y le disparó en la nuca, dándose luego todos a la fuga.

Al correr el cantinero en su ayuda, nada pudo hacer, ya que el Agente de Policía Sánchez moría a los pocos minutos, dejándolo allí, junto con el revólver y su espadín marca “Gallo”.

Al día siguiente se dio aviso mediante una nota que envío Ruíz Díaz al encargado de la Comisaría del Distrito Tacuaras Yacaré. Saliendo luego una partida policial que mandó el Jefe de la Departamental La Paz, Comisario Don Victorino Aguilar, la que estaba integrada por:

 

Comisario de Órdenes: Inspector Don Arnoldo Ernesto Aimone

Ayudante de Primera Don Bartolomé César Errasti

Cabo Maximiliano Quinteros

Cabo Pedro Blanco

Agente Francisco Silva

 

Dicha comisión regresó a La Paz con el cadáver del camarada y sus autores detenidos, secuestradas las armas utilizadas y los vecinos que podían aportar información, como Demetrio Bay, Tiburcio Gamarra, Duval Salvador Ruíz Díaz, Santiago Buxman y Luís Cáceres.

 

La autopsia fue realizada por el médico policial Dr. Miguel Enrique Larryera y el de Tribunales Dr. Miguel Ángel Kennedy, quienes determinaron las heridas del policía y que murió a raíz del disparo que le partió en cuatro partes el cerebro.

 

Así terminó su vida el Mártir Policial, Agente Antonio José Sánchez, humilde y silencioso servidor del orden, en la noche del 17 de diciembre de 1950.

 

Fotografía tomada en la Jefatura Departamental La Paz, donde se observa la partida policial y los autores del crimen esposados.

 

Aporte Histórico: Oficial Principal de Policía, Mario Celis – Paraná E. Ríos.


Hechos históricos en Jefatura:

Visita del General Perón.

 

En octubre de 1946, se realizaron  maniobras militares en  el departamento La Paz;  participaron del ejercicio militar aproximadamente treinta mil efectivos de todo el país, de las tres armas: Ejército, Marina y Aeronáutica; se utilizaron 10 barcos, 15 barcazas, 100 botes de desembarco, 35 lanchas de la Prefectura General Marítima, y 15 tanques Sherman que se los ponía a prueba por primera vez, adquiridos como remanentes de la segunda Guerra Mundial. Las maniobras se efectuaron en los alrededores de la ciudad de La Paz, zonas rurales, de montes, bajo condiciones climáticas adversas, con copiosas lluvias.

En la madrugada del 15 de octubre, a las 08:00 horas aproximadamente, el Presidente de la Nación, General Juan Domingo Perón, arribó al Puerto paceño en un yate para presenciar los ejercicios; lo acompañaban su esposa María Eva Duarte, el ministro de Guerra General Sosa Molina, y una importante comitiva, permaneciendo en la ciudad durante tres días. En nuestra ciudad fueron recibidos por el Intendente Municipal Don Elías Lapalma y el Gobernador de la Provincia  Dr. Héctor Domingo Maya; luego del Himno Nacional Argentino y las palabras protocolares, el General Perón se dirigió al pueblo desde los balcones de Jefatura de Policía Departamental La Paz.

La primera Dama, Eva Duarte, visitó luego el Colegio Mercedario, comprometiéndose a remitirles a los Directivos material bibliográfico y otros elementos útiles para el Colegio; ante de los veinte días, vía marítima, en un barco de transporte hace llegar a la Hermanas Mercedarias el material prometido. De igual manera, hicieron llegar pinturas, bancos, banderas argentinas y Bandera de Ceremonias, en sus respectivos cofres, a distintas Escuelas de campaña que habían visitado en su breve estadía, sellando con ello un recuerdo imperecedero al tiempo.

 

Registro Histórico.

Policía de Entre Ríos

Jefatura Departamental La Pa